Juancho y los Nuggets aguan el debut de LeBron James con los Lakers

01 Oct 2018

San Diego fue la sede del primer partido de LeBron James como jugador de los Lakers. Su debut se saldó con derrota por 107-124 ante unos Nuggets mucho más conjuntados en ataque, con el madrileño Juancho Hernangómez destacando como máximo anotador aportando 19 puntos en 23 minutos desde el banquillo. La nueva estrella angelina no forzó la máquina, jugando solo en la primera mitad, y mostrando solo destellos puntuales de su talento.

Casualidad o no, la primera gran acción de LeBron James fue una asistencia para lucimiento de otros. Brandon Ingram aprovechó un brillante pase picado a la pintura de su nuevo compañero para machacar el aro con contundencia, tras poco más de un minuto de partido ante Denver. Un triple posterior serviría a LeBron James para anotar sus primeros puntos.

Su breve debut, jugando poco más de 15 minutos en la primera mitad y descansando en la segunda, tuvo sus altibajos. Terminó con 9 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias, perfecto en el triple (2/2) y fallando dentro del arco (0/4). El equipo incluso funcionó mejor sin él tras el descanso, con Rajon Rondo (11 asistencias) inspirado como distribuidor principal y con un JaVale McGee (17 puntos) que abusó por potencia de la todavía sospechosa defensa de Nikola Jokic.

Tras ir a remolque durante todo el duelo, los Lakers aprovecharon el gran momento de su pívot titular para dominar por un breve instante el marcador a mediados del tercer cuarto. Pero con los titulares terminando pronto su noche, fueron finalmente los meritorios de los Nuggets los que acabaron rompiendo el partido en busca de asegurar minutos en temporada regular.

Y nadie aprovechó mejor la noche teóricamente reservada a LeBron James que Juancho Hernángomez. Aspirando a consolidarse como fijo en la rotación de Nuggets, el alero estuvo casi impecable. Sus triples (acabó con 5/8) fueron vitales para que Denver recuperara el pulso del partido, añadiendo también 5 rebotes y 3 tapones a su cuenta particular. De su mano y del resto de una interesante segunda unidad con Monte Morris, Malik Beasley, Trey Lyles y Mason Plumlee, los de Michael Malone aseguraron un triunfo claro.

Tras el partido, LeBron James quiso quedarse con la emoción de empezar una nueva aventura. “Fue genial volver a la cancha y empezar un nuevo viaje para mí”, declaró ante la multitud de medios que cubrió el evento. “Escuchar a los aficionados de los Lakers que tenemos aquí en San Diego, fue una gran sensación salir ahí escuchar el rugido de los aficionados, así que aprecio mucho eso”.

Sobre el partido, explicó que “hemos entrenado durante la pasada semana, así que sienta bien jugar ante un rival diferente en lugar de contra nosotros mismos”. No escondió los problemas de su equipo, destacando que “sabemos que en ocasiones vamos a pasar apuros, en las que no moveremos el balón como nos gustaría, un par de desconexiones en defensa, pero es bueno saber en lo que tienes que trabajar”.

A partir de ahora, el calendario no ofrecerá tantas ocasiones para reflexionar sobre las derrotas. La próxima semana entra a ritmo de temporada regular, con partidos el martes de nuevo ante Denver, el jueves ante Sacramento y el sábado ante los Clippers. LeBron James presumiblemente aumentará su carga de minutos a medida que se acerque el arranque real de la campaña 2018-19. La primera parada llegó con más lecciones que buen juego.

JS Motors5